Un trampantojo para los huevos de Pascua


la foto (15)

La semana pasada ya adelanté que los huevos que había puesto a las monas de pascua tenían truco. El caso es que, aunque en mi tierra lo tradicional el día de Pascua es la mona, con su masa de brioche y su huevo cocido, los huevos de chocolate se venden cada vez más y van ganándole terreno. Supongo que son más del agrado de los niños. Como también me hubiera gustado hacer algún intento con el chocolate pero no había tiempo literal para tanto post pascuero, pensé que había llegado el momento de intentar esta receta y sustituir los huevos cocidos de la mona por éstos. Se trata de un brownie de chocolate cocinado dentro de la cáscara vacía de un huevo. La receta es de un blog que os recomiendo muy vivamente: La receta de la felicidad, y me la descubrió hace casi dos años mi amiga Rebeca. Nunca me había decidido a hacerla porque me parecía que iba a ser muy complicada, soy de natural bastante torpe y no creí que pudiese hacerla sin armar un desacato, pero finalmente resultó bastante más sencillo de lo que yo pensaba.

Elaboración:

Lo primero es tener cáscaras de huevo vacías. Si tenemos intención de preparar este peculiar brownie, podemos ir guardando cáscaras cada vez que hagamos una tortilla o un revuelto. Si no, los vaciamos aposta. Como tenía que hacer las monas y el brownie para rellenar los huevos, yo vacié seis, que eran los que necesitaba.

Para vaciar los huevos: damos unos golpes con la punta de un cuchillo afilado en la base del huevo. La idea es hacer un hueco por el que vaciar el huevo y poder introducir después una boquilla de manga pastelera para rellenarlo. No hace falta que sea muy grande.

Una vez hecho el hueco, vaciamos los huevos con cuidado. El huevo pasa fácilmente, aunque a mi se me rompieron todos. Cuando los tengamos vacíos, hay que limpiarlos muy bien por dentro. Después se ponen en un recipiente grande, con un litro de agua y 100 gr de sal durante, al menos, media hora. Veréis que si tienen el cuño impreso en la superficie con la fecha de caducidad y todo eso, esto desaparece con el remojo y las cáscaras quedan relucientes y estupendas.

Pasada la media hora, las sacamos y las dejamos secar sobre un paño o papel de cocina. Si tenemos prisa porque las vamos a rellenar enseguida, podemos encender el horno muy flojito y meterlos dentro. Se acabarán de secar con el calor. 

Por último, antes de rellenarlas, hay que engrasarlas bien. Yo metí el Bake Easy por el agujero y las engrasé así. También podemos hacerlo con aceite: vertemos un poco de aceite en el interior de cada cáscara, la movemos para que se impregne bien de aceite por dentro, dejamos salir el aceite sobrante y ya tenemos las cáscaras listas para rellenar.

La verdad es que el resultado es muy bueno. Ahorras tiempo y sufrimiento y al no hacerse ningún pliegue, el bizcocho sale perfecto.

 

Podemos rellenar los huevos con la receta de brownie o bizcocho que más nos guste. En este caso, como eran huevos de pascua, preparé un brownie de chocolate. Para rellenar los huevos, los puse en una bandeja de hornear magdalenas; en cada hueco preparé un “nido” de papel de aluminio, para que se quedaran estables y con el agujero hacia arriba. Llené una manga pastelera con la masa y, con una boquilla redonda del tamaño aproximado del agujero de los huevos, los rellené. Para que no desbordaran al crecer la masa en el horneado, no llené las cáscaras del todo. Si la masa que usamos lleva levadura, hay que llenarlos sólo un poco menos de la mitad.

Se cuecen el tiempo que indique la receta del brownie o del bizcocho en cuestión. Una vez cocidos, quitamos el sobrante de masa, si ha rebosado, y los dejamos enfriar con el hueco hacia arriba. Cuando se enfriaron se los puse a las monas, que había cocido con un falso huevo de papel de aluminio envuelto en papel de horno para tener el hueco.

Y así es como mis monas tuvieron su huevo de chocolate sin aparentarlo; en este mundo traidor casi nada es ya lo que parece.

Anuncios

2 pensamientos en “Un trampantojo para los huevos de Pascua

  1. ¡¡Pintaza!! La próxima vez que vaya a Valencia te cambio una mona (aunque no sea pascua) por crespells (aunque no sea pascua). ¿Hecho?
    p.d. Ah, y en breve os llega un paquetito. No tan dulce, pero bastante apetitoso 😉

    • Querida amiga R.: ¡Hecho! Tú pones los crespells y yo la mona. Y ni que decir tiene que esperemos con ilusión ese paquetito tan apetitoso. Y que no lo use para un post… estoy convencida de que de ahí también puede salir algo dulce. Al tiempo.
      P.D. Ah, a ti también te llega un paquetito en breve, pero este no es de comer. O por lo menos hasta que lo descubra un pequeño ser que conozco al que le están saliendo los dientes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s