A la rica mona de Pascua


la foto (11)

Cuando veas que unos bollos adornados con anisetes de colores y un huevo duro en el centro invaden los escaparates de las panaderías, eso significa que la Cuaresma ha terminado. Es hora de salir al campo o a la playa, comer la mona, saltar a la comba, empinar el catxirulo (hacer volar una cometa), cascar el huevo que llevaba la mona en la frente de algún incauto y ponerse morado a longaniza de pascua y otras delicias (tortillas de habas, de patata y cebolla; bocadillos de blanco y negro : longaniza y morcilla), todo eso en familia y con mucha fiesta. También es el gran día en que estrenamos las “pascueras” y liberamos al pie del rudo calzado del invierno.

pascueras

Las pascueras de toda la vida

En Valencia, las monas tienen forma de serpiente o de cocodrilo, que lleva el huevo duro en una boca grandota y bien abierta, o de gallina, o de patito, y están salpicadas de anisetes de colores. Yo creo que son así porque las monas, de toda la vida, se regalan a los niños. En muchos sitios se comen únicamente el domingo de Pascua pero, aquí, que tendemos a extender el calendario festivo todo lo que se pueda, las comemos también el lunes, incluso el martes y, por si no hubiéramos festejado bastante, el lunes siguiente al de Pascua celebramos la festividad de San Vicente Ferrer y volvemos a salir al aire libre a comer más mona y más de todo.

Mis mejores recuerdos de infancia creo que son los de las Pascuas con mis primos y mis hermanos en la casa que tenían mis abuelos en el campo. Ellos se encargaron de que, para mí, comer la mona sea algo mágico. Recuerdo los catxirulos caseros de cañas, hechos con papeles que recordaban a los carteles de cine, y cómo mi abuela pasaba las tardes previas a la Pascua rebuscando en su saco de retales y eligiendo telas de colores para hacer la cola. Y es que, antes, los catxirulos se hacían en las casas o se encargaban al catxirulero. Por eso, para mi ha sido muy especial aprender a hacer monas, aunque el cocodrilo no me salió bien y tuve que convertirlo en una trenza.

Mona de Pascua

Ingredientes (salen unas 6-8 monas de buen tamaño).

Para la masa de arranque: 100 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura fresca de panadero, 60 gramos de agua.

Para la masa de la mona: 420 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura fresca de panadero, 3 huevos, 140 gramos de azúcar, 80 gramos de aceite de oliva virgen extra, ralladura de limón, una cucharada de agua de azahar, una pizca de sal.

Para decorar: 1 huevo (para pintar las monas), anises de colores (fideos de los que venden en el supermercado en su defecto), huevos (para cocer).

Elaboración

La mona es una masa tipo brioche, muy parecida a la de la torta de pasas y nueces, por lo que el proceso va a ser muy similar:

LA NOCHE ANTERIOR prepara la masa de arranque: Disuelve la levadura fresca en el agua tibia, pon la harina en un bol e incorpora el agua con la levadura; une los ingredientes hasta que se integren. No es necesario amasar mucho, sólo que los ingredientes se unan. Tapa la masa con un film o un paño húmedo y déjala reposar toda la noche en la cocina.

EL DÍA DE LA PREPARACIÓN: Pon en un cuenco amplio la harina, la levadura fresca (frotándola con la yema de los dedos contra la harina hasta que se deshaga y se haya integrado), añade la masa madre, los huevos ligeramente batidos, el azúcar, el aceite de oliva, la ralladura de limón, el agua de azahar y amasa hasta obtener una masa homogénea; la masa es bastante pegajosa, esto no te debe preocupar. Cuando estén bien integrados todos los ingredientes, añade la sal. Si la añades antes y entra en contacto directo con la levadura, la matará. Recuerda que la levadura es un ser vivo y, del mismo modo que se activa al entrar en contacto con la harina, de la que se alimenta, si entra en contacto directo con la sal antes de haber incorporado el resto de ingredientes, la matarás y la masa no levará. Una vez tengas la masa unida, forma una bola y déjala reposar en algún sitio calentito, sin corrientes de aire y cubierta con un paño, durante un mínimo de una hora (ha de doblar su tamaño).

Cuando haya crecido lo suficiente, úntate bien las manos en aceite de oliva (si no, no la podrás manejar) y unta también el banco donde vayas a trabajar. Vuelcas la masa, la divides en 6 – 8 partes iguales (cortándola con un cuchillo, sin pegarle estirones con la mano para no romperle la estructura). Y ahora, dependiendo de tu habilidad, puedes ir dándole diferentes formas. Ten en cuenta que luego la vas a dejar reposar otra vez y volverá a crecer. Y crecerá aún más en el horneado, de manera que, si le quieres hacer curvas, un pico, patas, lo que sea, tiene que ser muy pronunciado porque cuando leva se pone redondita y tiende a perder su forma (como todas nosotras). Lo más fácil es hacer un aro, con su hueco en el centro para poner el huevo, y dejar algunas tiras de masa para decorar. Yo intenté hacer un patito y se me deformó, también intenté el cocodrilo pero no hubo manera, y acabé haciendo una trenza sin huevo duro ni nada. De todas formas, no pasa nada, quedan igualmente muy vistosas. ¡Por no hablar de lo ricas que salen!

Una vez hechas las formas, colocas las monas en una bandeja de horno cubierta con papel vegetal. Que tengan espacio, que luego crecen. Yo necesité dos bandejas y las horneé de una en una. Pones el huevo en su hueco, bien lavado y sin cocer; se cocerá junto con la mona en el horneado. Tapas con un paño y dejas levar otra vez durante una hora mínimo. 

Cuando ya hayan crecido lo suficiente, enciende el horno con calor arriba y abajo, a 175º C. Mientras se calienta el horno, pintas las monas con el huevo batido y espolvoreas con los anisetes. Hornea durante unos 20 minutos (hasta que las veas doradas).

Si tienes ganas y colorantes, puedes pintar los huevos antes de hornearlos. Yo no lo hice porque mis huevos llevaban truco, pero eso os lo contaré la próxima semana.

(*) Las fotos antiguas de los catxirulos están sacadas de http://www.alicantevivo.orghttp://malvarrosa-malvarrosa.blogspot.com.es/ 

Anuncios

Un pensamiento en “A la rica mona de Pascua

  1. ¡¡Las pascueras!! Mi infancia también era así en pascua, solo que tenía un primo torpe que siempre nos estampaba el huevo en la frente para abrirlo y los pequeños llevábamos chichones… ¡¡Qué recuerdos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s