A lo peor es el haba


P1060345

“He aquí el roscón de Reyes, tradición de un gran banquete en el cual hay dos sorpresas para los que tengan suerte. En él hay, muy bien ocultas, un haba y una figura; el que lo vaya a cortar hágalo sin travesura. Quien en la boca se encuentre una cosa un tanto dura, a lo peor es el haba o a lo mejor la figura. Si es el haba lo encontrado este postre pagarás, mas si ello es la figura, coronado y Rey serás”. (Leyenda del Roscón de Reyes)

De origen romano (y no religioso), el roscón de Reyes es el último exceso de la Navidad. Servido tradicionalmente para desayunar o merendar el día 6 de enero, es un dulce con forma de anillo y una masa similar a la de un brioche, adornada con azúcar y frutas escarchadas y con un toque de agua de azahar que le da un aroma muy característico. Desde hace algunos años lo encontramos relleno de nata, trufa o cabello de ángel, aunque en origen no llevaba ningún relleno. En su interior se esconden dos sorpresas: un haba y una figurita. Quien encuentra la figurita es coronado rey, y quien encuentra el haba debe pagar el roscón, pero no siempre ha sido así.

El origen del roscón se remonta a los festejos que celebraban los romanos en honor del dios Saturno en el mes de diciembre para celebrar el inicio de un nuevo periodo de luz tras el solsticio de invierno. En el siglo III se introdujo la tradición de esconder un haba seca. Símbolo de prosperidad, quien la encontraba era nombrado “rey de reyes”. A partir del siglo XIX, como quien dice anteayer, se empieza a introducir una figurita y el haba se vuelve negativa y quien la encuentra debe pagar el roscón.

Merienda o desayuno, con café, chocolate o acompañado de una copa de cava, es una excusa perfecta para no poner freno (no todavía) a todos los excesos que con tanta alegría hemos cometido durante semanas.

Esta ha sido mi primera vez. Como buena hija, antes de lanzarme pedí ayuda y consejo a mi madre, que me dio una receta estupenda y no demasiado complicada, pero la hija díscola que llevo dentro prefirió enredarse un poco más y me he decantado por una receta con masa madre y un levado más prolongado. El resultado es muy bueno. La receta es del blog webos fritos  y es, de todas las que vi, la que más me convenció. Está explicado todo con mucho detalle. Os recomiendo que veáis el vídeo que la acompaña. El hallazgo he de agradecérselo a Mikel Iturriaga y a un artículo que publicó en 2011, que me llevó hasta la receta.

P1060344

P1060356

Para quienes quieran complicarse un poco menos, aquí está la de mi madre, que es también una receta magnífica. Espero que no se enfade por no haberle obedecido.

Ingredientes:

330 gr de harina de fuerza

70 gr de mantequilla (en pomada)

100 gr de azúcar

20 gr de levadura fresca (no vale la levadura química, ojo)

1/2 “chupito” de ron

1 cucharadita de agua de azahar

ralladura de limón y naranja

2 huevos (1 para incorporar a la masa, otro para pintarla)

100 ml de agua

30 ml de leche entera

azúcar humedecido y frutas escarchadas para decorar

Procedimiento:

Deshacemos la levadura en el agua, que habremos entibiado un poco.

Tamizamos la harina e incorporamos todos los ingredientes. Amasamos bien hasta obtener una masa elástica y que no se pega a las manos.

Hacemos una bola y la dejamos reposar hasta que doble su volumen (un par de horas mínimo).

Volvemos a trabajar la masa, hacemos una bola y la dejamos reposar cinco minutos.

Hacemos un agujero en el centro de la bola y damos forma al roscón. Si queremos meter el haba y la figurita, ahora es el momento. Las metemos envueltas en papel de aluminio por la base del roscón empujando hacia arriba. Una vez formado el roscón lo dejamos crecer otra vez.

Cuando haya vuelto a crecer, precalentamos el horno a 200º, pintamos el roscón con huevo, con mucho cuidado de no pincharlo, salpicamos con azúcar ligeramente humedecido y decoramos con las frutas escarchadas.

Horneamos 10 minutos a 200º y otros 10 a 180º. Si vemos que se dora demasiado, abrimos el horno con cuidado y cubrimos el roscón con una hoja de papel de aluminio hasta que acabe el horneado. Mejor comer en el día.

Que lo disfrutéis y que no os toque el haba. En cualquier caso, como dirían los romanos, alea jacta est.

P1060339

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s