Sant Dionís, el patrón de “La Mocaorà”


Mocaorà

Antes de meterme en harina he pensado que sería una buena idea darme un paseo por las pastelerías de la ciudad y ver qué tipo de piezas ofrecen, cómo están elaboradas, cuáles son las tendencias, así es que, armada con mi cámara de fotos, me he lanzado a la calle esta mañana. En cuanto la he pisado me he dado cuenta de mi error: hoy es 9 de octubre, día en que celebramos la conquista de Valencia a los moros por  Jaume I y festividad de Sant Dionís, patrón de los enamorados valencianos. Hoy, como manda la tradición, los valencianos de pro regalan a sus enamoradas un pañuelo (mocaor) que envuelve dulces de mazapán que toman la forma y los colores de los diferentes productos de la huerta. No hay pastelería en toda la ciudad que no luzca en sus escaparates las susodichas frutas, de manera que no es el mejor día para ver qué tipo de cosas están haciendo nuestros pasteleros porque hoy todos ofrecen lo mismo. “La Mocaorà” es la tendencia. Parece que la tradición arranca después de que los Borbones prohibiesen las celebraciones de la conquista (de las dos conquistas, la de la ciudad y la de la novia), que al parecer encontraban demasiado ruidosas (se lanzaban miles de piulas tronaors – petardos y truenos) y demasiado carnales. Como respuesta, el gremio de confiteros de la ciudad comenzó a elaborar los petardos y las frutas con forma de mazapán y la tradición se ha mantenido hasta hoy en día.

PARA HACER NUESTRA PROPIA MOCAORÀ  (es fácil y divertido y se puede hacer con niños, que se lo pasan bomba):

Mazapán: Es una mezcla a partes iguales de azúcar y almendra molida, con un poco de agua para que ligue la masa. Se puede aromatizar con ralladura de limón o naranja, con canela, agua de azahar…

Las cantidades que indico son suficientes para unas cuantas figuritas, pero podemos hacer más o menos siempre que mantengamos la proporción: 50% de almendra x 50% de azúcar. El agua se la añadiremos poco a poco hasta que veamos que liga bien la masa. Si nos pasamos y queda pegajosa o no liga, tendremos que añadir azúcar y almendra molida (al 50-50) hasta que demos con la consistencia adecuada. Hemos de tener en cuenta que al reposar, el azúcar endurece un poco.

Receta 1: 

300 grs. de almendra molida

300 grs. de azúcar glass (para que no se note el granillo)

2 cucharadas de agua

El aroma que se quiera: limón, naranja, canela, agua de azahar (sustituir por las dos cucharadas de agua)…o lo que se nos ocurra.  En tiendas especializadas se encuentran muchas esencias.

Mezclamos bien la almendra, el azúcar, el agua y el aroma. Amasamos bastante hasta que la masa quede uniforme y bien ligada. Igual nos toma un poco de tiempo.

Dejamos reposar la masa un mínimo de 2 ó 3 horas. El azúcar tiene que secar y endurecerse un poco para poder modelarlo.

Cuando esté, separamos la masa y coloreamos por separado según las frutas que vayamos a modelar.

Coloreamos y damos forma a las frutitas. Estarán mejor de un día para otro. Hay quien las mete en el horno a 200º durante un minuto para secarlas. Si lo hacéis, pintadlas con clara de huevo para que brillen.

Receta 2:

300 grs. de almendra molida

300 grs de azúcar (da igual que no sea azúcar glass)

2 cucharadas de agua

Hacemos un almíbar clarito con el agua y el azúcar (hasta que el azúcar se haya disuelto completamente y apenas haya comenzado a hervir).

Apagamos el fuego, apartamos el almíbar e incorporamos las almendras molidas y el aroma que hayamos elegido. Removemos fuerte hasta que se forme una pasta homogénea. La cambiamos a un bol para que se enfríe y la dejamos reposar.

Cuando se haya enfriado la amasamos hasta que quede bien ligada.  La dejamos reposar 2 ó 3 horas y procedemos igual que con la masa anterior.

Para colorear las frutas:                                             

En el mercado podemos encontrar colorantes alimenticios líquidos, en polvo y en gel o pasta. Los colorantes líquidos NO son adecuados para esta masa, porque le cambiarían la proporción, la aguaríamos y no la podríamos manejar. El colorante en polvo tiñe mucho y es difícil hacer colores suaves o con matices con él. Además, hay que amasarlo bien para que se incorpore de una manera uniforme. El colorante en pasta funciona muy bien y hay una gama muy amplia de colores, aunque si eres hábil con los tres básicos (rojo, amarillo y azul), puedes hacerte tú las mezclas. En cualquier caso, con los colorantes es mejor ir poco a poco y tener paciencia porque a veces el color tarda un poquito en integrarse y subir. Se pueden comprar por internet o en tiendas especializadas.

Para hacer unas auténticas patatas, ponles piñones y rebózalas en una mezcla de azúcar, canela y un poquito -poquito- de cacao en polvo.

“Tronaor” decorado con una puntilla de merengue suizo. Un trabajo de chinos. De La Rosa de Jericó.

“Mocaorà” de La Rosa de Jericó, la más espectacular.

Anuncios

Un pensamiento en “Sant Dionís, el patrón de “La Mocaorà”

  1. Pingback: Red Velvet: rojo pasión para encender el apetito | missbombones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s